Un virtuoso escondido

La música antigua no es lo primero que nos viene a la cabeza al pensar en posibles usos de las correas de transmisión de potencia. Pero en la Fortaleza Hohensalzburg, que domina la ciudad austríaca de Salzburgo, una correa de Habasit activa una melodiosa tradición que se remonta al Siglo 16.

El Salzburger Stier (Toro de Salzburgo) es el órgano de tubos mecánico en funcionamiento más antiguo del mundo (se instaló en 1502). En 2001, el Gobierno austriaco aprobó su restauración y se eligió una correa de transmisión de potencia Habasit como elemento fiable y duradero para garantizar su funcionamiento.

El instrumento consta de un cilindro de madera con clavijas y varillas clavadas en su superficie. Al girar, una serie de barras se deslizan bajo las palancas que abren las ventilaciones de los tubos de metal, liberando así aire que crea notas cortas o largas. El órgano suena cada día a las 7 a.m., 11 a.m. y 6 p.m., y cada pieza musical finaliza con un rugido inquietante similar a un toro enojado. Este sonido no es casual.

La historia del toro pintado

Aunque la historia del Salzburger Stier está envuelta de leyendas, hay hechos ciertos. La fortaleza en la que se encuentra se construyó en 1077 como símbolo del poder católico en la región. La única ocasión en la que atacaron la fortaleza fue en 1525, cuando un grupo de campesinos sitió el castillo. La historia cuenta que aquellos que quedaron atrapados en la fortaleza empezaron a quedarse sin alimentos. Para sobrevivir al largo asedio, pintaron un mismo toro de colores distintos a lo largo del día y lo pasearon varias veces por los muros de defensa, dando la ilusión de que disponían de alimentos. El truco funcionó y los campesinos volvieron a sus casas.

Pero la historia más probable habla de que Salzburgo era una lujosa ciudad alejada de la autoridad católica. En 1495 el Arzobispo Leonhard von Keutschach fue nombrado por el Papa para restaurar el órden religioso. El Arzobispo mandó construir el órgano para llamar a la oración cada mañana a las 4 a.m. y cada tarde a las 7 p.m. Hay cierto debate sobre la música que sonaba incialmente pero, tras la renovación de 1753, Johann Ernst Eberlin y Leopold Mozart compusieron doce piezas (Wolfgang Amadeus Mozart las oía siendo niño al crecer en esta ciudad).

El llanto amenazante del toro sigue siendo el mismo, recordando a los habitantes de Salzburgo que el poder de Roma siempre permanece.

El rugido continua

Hoy en día el rugido queda ahogado por el sonido del tráfico pero, más de quiniento años después, el órgano sigue sonando. Ahora, equipado con la durabilidad de la correa Habasit,­ la tradición continuará por mucho tiempo.

En lo siguientes links podrá ver el video de la correa de transmisión Habasit en funcionamento o planificar un viaje a Salzburgo para escuchar el Salzburger Stier en vivo.

www.youtube.com/watch?v=psu6nH2m9js

www.youtube.com/watch?v=qZKzPj8Xk_8

Sonja Strimitzer Marketing

cargando la página

espere, por favor...

HIGHLIGHTS / archivo

HABASIT HIGHLIGHTS / select location

Habasit