Dios mío, ¿qué es esto?

La historia nunca contada de los detectores de metales y un concepto de empresa para un futuro sin residuos

El primer detector de metales se inventó en un momento de crisis. El 2 de julio de 1881, James A. Garfield, el 20.º presidente de Estados Unidos recibió disparos de bala en la estación de tren de Baltimore y Potomac en Washington D.C. Guiteau. Aunque el presidente no murió inmediatamente a consecuencia de sus heridas, los doctores no pudieron localizar la bala y Garfield tuvo que sufrir cómo todo el equipo de médicos exploraba con los dedos sin ser conscientes de la importancia de la higiene.

Pero entonces llegó Alexander Graham Bell e inventó un detector de metales para localizar dónde se ubicaba la bala. Desgraciadamente los resortes metálicos de la cama hicieron que la máquina no funcionase bien y Bell solo pudo examinar el lado derecho de Garfield, donde se creía que estaba alojada la bala, cuando en realidad estaba en el izquierdo. Setenta y nueva días después del intento de asesinato Garfield murió a causa de las infecciones por la herida.

Desde 1881 la tecnología ha evolucionado mucho, pero el grito desconcertado de Garfield cuando fue disparado desde atrás, "Dios mío, ¿qué es esto?", sigue siendo la cuestión central de la detección de contaminantes.

Consecuencias globales

En otro continente y casi un siglo más tarde, en 1976 se fundó Sesotec en Schönberg, Alemania, y desde entonces ha pasado a ser uno de los especialistas líderes internacionales en detección de contaminantes y clasificación de materiales. Aunque se utiliza normalmente con un fin menos dramático que salvar a un presidente de un intento de asesinato, sus equipos son igual de importantes para todos.

A medida que el mundo es cada vez más consciente de la importancia de la sostenibilidad, Sesotec está al frente de distintos sectores industriales, desde el reciclaje y la alimentación a los plásticos, para eliminar contaminantes al mismo tiempo que reduce los residuos globales. Sesotec ha avanzado al ritmo de la tecnología y ha ampliado su gama de productos de detección de metales, máquinas de inspección mediante rayos x y sistemas de clasificación.

Aunque las sedes de Sesotec han permanecido en Alemania y la mayor parte de la producción se realiza allí, la empresa incluye ahora un total de siete filiales en Singapur, China, EE. UU., Italia, India, Canadá y Tailandia, así como más de 60 socios en los mercados más importante de todo el mundo. También tiene ingenieros de servicio técnico en todo el mundo para proporcionar asistencia in situ.

El futuro del reciclaje

Hay pocos mercados contemporáneos tan dinámicos y cambiantes como la industria del reciclaje. Desde plásticos, metales y vidrio, hasta residuos de aparatos eléctricos y domésticos, la pureza del material es esencial para facilitar un reciclaje eficiente y con éxito.

El responsable de asesoría de productos del grupo Sesotec, Christian Stadler, explica: "Precisamente ahora se están aplicando las iniciativas internacionales y cambios de legislación en la industria del reciclaje, de los que se lleva hablando desde hace mucho tiempo, y los mercados están reaccionando con rapidez. La escasez de recursos y la necesidad de crecimiento para aumentar la eficiencia en todos los ámbitos de nuestra vida tienen un gran impacto en los negocios en los que trabajamos”.

Plástico puro

Especialmente en la industria del plástico, los sistemas de Sesotec permiten minimizar los períodos de inactividad y garantizar la alta calidad separando los contaminantes metálicos del flujo de material, antes de que el producto entre incluso en la máquina de procesamiento (p. ej., un máquina de moldeo por inyección). El más mínimo contaminante metálico puede dañar gravemente el producto, o incluso obstruir la máquina, provocando un período de inactividad imprevisto y costoso. Los innovadores sistemas de clasificación y separación de Sesotec eliminan los contaminantes para maximizar la disponibilidad de la máquina y asegurar una alta calidad del producto.

www.youtube.com/user/sesotec/videos

Cena bajo detección

Christian Stadler dice sentirse orgulloso de trabajar para una empresa en la que la sostenibilidad es su motor de impulso y cuyo compromiso de calidad tiene una importancia decisiva en la vida diaria. Quizás no existe ningún mercado donde esto sea más evidente que en la industria alimenticia, donde cualquier fallo para detectar contaminantes como metal, vidrio o fragmentos de hueso puede tener consecuencias muy graves para la salud del consumidor.

El avance de la tecnología de rayos x de la última década permite detectar contaminantes de un tamaño tan reducido como 0,3 mm e identificar y eliminar los productos dañados. Ayuda a prevenir los riesgos para la salud y reduce los residuos al disminuir el número de falsos desechos de la línea de producción.

Socios sostenibles

Christian Stadler afirma que uno de los aspectos más importantes del éxito de Sesotec es la colaboración permanente con sus clientes. Explica que las necesidades de los clientes son cada vez más individualizadas, por lo que la personalización es un aspecto importante del trabajo de Sesotec. "Solo hay que echar un vistazo a nuestras vidas diarias. Hoy en día podemos incluso diseñar zapatillas para correr adaptadas a nuestras preferencias personales y comprarlas por un precio razonable. Lo mismo ocurre en nuestras industrias. Los productos deben cumplir las exigencias del cliente y la industria debe hacer frente a una diversidad cada vez mayor de una manera eficiente".

"Al igual que buscamos colaborar con nuestros clientes", dice Christian Stadler, "también prevemos colaboraciones con nuestros proveedores. Son socios de los que tenemos que aprender y que nos ayudan a crear un valor añadido para el cliente". Por esta razón, Habasit ha sido el socio ideal a largo plazo durante más de veinte años.

Aunque Sesotec está al frente de industrias en cambio continuo, los tres pilares de su filosofía continúan siendo los mismos. Los valores más importantes de la empresa son la colaboración a nivel interno y externo, la simplificación de los procesos complejos y la innovación, lo que supone aprender de sus clientes al mismo tiempo que les ofrece nuevos servicios.

La detección de contaminantes es un sector que necesita adaptación continua, pero Sesotec y sus socios están listos para aceptar este desafío, porque no se trata solo de prevenir problemas, sino de crear nuevas posibilidades para el futuro. (ST)

Sonja StrimitzerMarketing
www.sesotec.com

cargando la página

espere, por favor...

HIGHLIGHTS / archivo

HABASIT HIGHLIGHTS / select location

Habasit