Formato más pequeño: las ventajas de la producción de nicho

Lo más grande no es siempre lo mejor, afirma el Director de Producción de Grupo de Habasit, Marcus Mölkner. En un mercado donde cada más productos salen en cantidades masivas a velocidades vertiginosas, es poco frecuente la capacidad tecnológica que tenga presente los matices. Sin embargo, eso es exactamente lo que Marcus Mölkner ha aprendido a apreciar de la planta de producción de Habasit en Bingley, Reino Unido.

Con un equipo de unos 40 compañeros, muchos de los cuales llevan más de 25 años en la empresa, el centro de Bingley produce cientos de miles de metros cuadrados de material de banda textil cada año, pero este centro no destaca por la cantidad de trabajo, sino por su calidad.

A la búsqueda del nicho correcto

“Nuestra capacidad es muy amplia”, explica el Responsable de Planta de RU, Mike Tyler. “Normalmente nos encargamos de un volumen pequeño de productos de nicho porque no pueden ser fabricados de forma rentable en las instalaciones más grandes. Todos nuestros procesos están separados por lo que podemos lanzar productos a la planta para conseguir construcciones de distintas maneras. Desde el punto de vista del desarrollo de productos, es una capacidad muy útil”.

La planta de Bingley puede producir entre 50 y 100 metros de un determinado material de banda sin perder eficacia o rentabilidad. Su actividad principal es el revestimiento de tejidos de poliéster con poliuretano termoplástico (TPU), aunque también se utilizan otros polímeros, como TPO y polipropileno, y producen una gama de bandas de silicona.

Las posibilidades de procesamiento son muy variadas. Normalmente producen entre 350 y 400 tipos de banda de distintas anchuras. Mike Tyler explica que para la planta es imprescindible tener en cuenta la subida y bajada de ventas de distintos productos, porque un material que se pide habitualmente, puede estar anticuado mañana. La planta se mantiene a la vanguardia en su campo con la renovación de productos y la eliminación de los que ya no se solicitan o no son rentables. Gracias a su flexibilidad excepcional pueden reaccionar rápidamente a los cambios en las demandas del mercado, personalizando el material de banda. Puede ser algo tan sencillo como una variante de color, una modificación de acabado o una nueva construcción de banda.

“Cuando hay una oportunidad de ventas y las cantidades son pequeñas al principio”, dice Mike Tyler, “somos capaces de desarrollar productos específicamente para esa aplicación”.

La evolución del éxito

El centro de Bingley era propiedad de la empresa Charles Walker, adquirida por Habasit en 2001. Desde entonces, se ha invertido considerablemente en la infraestructura para que la planta alcance los altos estándares de fabricación de Habasit. Se ha mejorado la iluminación y la ventilación para un entorno de trabajo más agradable, y se ha modificado la infraestructura del edificio para crear un mejor flujo de producción. La renovación terminó en 2015, pero Mike Tyler lo ve como un proceso continuo para formar a los empleados y estar al día de la tecnología de producción.

Este compromiso con el cambio y la elevada flexibilidad ha aportado a Bingley grandes resultados.

“Nuestro planteamiento no es un cambio revolucionario”, explica Mike Tyler, “sino evolutivo”. (ST)

Marcus Mölkner Director de Producción del Grupo

Mike Tyler Responsable de Planta

cargando la página

espere, por favor...

HIGHLIGHTS / archivo

HABASIT HIGHLIGHTS / select location

Habasit