Las mangas son demasiado cortas, los pantalones demasiado estrechos y ya no queda la talla correcta. Todos nos hemos encontrado en esta situación con todos los estantes vacíos. Habasit hace las cosas de otro modo. Las bandas de tejido están fabricadas de forma individual para cada cliente.

"¡Calidad en lugar de cantidad!" La gente vuelve a tener esta idea en la cabeza. El deseo de individualidad aumenta. Un traje a medida no es solo un sueño de James Bond, sino de muchas personas. Habasit lo hace posible. Cada banda de tejido está especialmente producida para el cliente y satisface perfectamente sus expectativas.

Tomar medidas
La base de la individualización es la selección del material óptimo. Una vez elegida la base, se corta a medida el material, almacenado en rollos de hasta cuatro metros de ancho, con la longitud y la anchura necesarias. Es lo mismo que hace un sastre cuando toma medidas.

Dos se convierten en uno
Después de medir, decidir el tipo material y cortar cada pieza con la longitud adecuada, el sastre empieza a coserlas. En Habasit, esto es la fase de unión. Aquí, los dos extremos se procesan para unirse entre sí. Dependiendo de las necesidades, la banda puede suministrarse abierta, cerrada, o con los extremos preparados, para cerrar in situ. Hay varios tipos de unión: Thermofix, Flexproof y Quickmelt, así como una amplia variedad de elementos de unión mecánicos. Incluso existen tallas especiales. Las uniones longitudinales permiten fabricar bandas con una anchura que supera el ancho de fabricación, bandas XXL, por decirlo así. Se selecciona el método en función del tipo de banda, del área de aplicación y de las necesidades del cliente.

Además de las uniones, hay muchas otras posibilidades al ensamblar bandas de tejido. El valor reside en el cuidado individualizado hasta el último detalle. El ensamblaje marca la pequeña, pero sutil diferencia en el ajuste. Convierte una simple banda textil en un producto a medida del cliente y de la industria.

De una banda de producción al traje a medida
Antes de que un sastre comience su trabajo, las materias primas tienen que recorrer un largo camino. Y en parte lo hacen sobre bandas Habasit. Las mercancías tienen que superar frecuentemente diferencias de altura. Para este transporte inclinado, se colocan perfiles de arrastre en las bandas textiles. Así se crea una especie de balda en cuyos compartimentos individuales pueden transportarse productos. Además de las piezas de arrastre, los perfiles también pueden colocarse como guías o como paredes en los extremos laterales, para que los objetos no caigan de las bandas. Hay distintas versiones de perfiles y paredes laterales.

Por otra parte, el material puede ajustarse mediante taladros o incorporando un sellado de bordes. Incluso se pueden introducir finas planchas metálicas entre las capas de tejido de la banda. En algunos procesos de fabricación, estas planchas se utilizan para marcar. Mientras la aplicación está en funcionamiento un detector de metales controla la banda y se dispara en cuanto detecta una de las planchas metálicas. La banda se detiene y se coloca un producto. Después la banda continúa desplazándose hasta que se dispara la siguiente plancha, lo que permite que los productos se posicionen con total exactitud.

Independientemente de las distintas fases que atraviesa la banda, Habasit se centra en satisfacer exactamente los deseos del cliente. (CW)

Sonja StrimitzerMarketing

Un traje a medida de Habasit

cargando la página

espere, por favor...

HIGHLIGHTS / archivo

HABASIT HIGHLIGHTS / select location

Habasit